Tips para elegir los bombillos adecuados para tu hogar

Iluminar los espacios de una casa es una acción fundamental para cada familia, ya que, de esto dependerá la capacidad de disfrute y utilidad que cada miembro del hogar pueda tener con los diferentes ambientes de la casa. Para lograr una comodidad óptima en las habitaciones es fundamental saber elegir los bombillos adecuados para las necesidades de luz y visibilidad de cada espacio. Si eres de esas personas que crees que todos los bombillos sirven para iluminar todos los lugares de tu casa, en este artículo te darás cuenta que no es así, pero quédate tranquilo que acá te daremos varios tips para elegir el más adecuado.

Los bombillos son artefactos que tienen como función principal proporcionar luz a los lugares cuando los rayos del sol ya no impactan ciertos lugares del planeta. Su invención fue fundamental para poder disfrutar de diferentes espacios y actividades sin importar la hora. En un inicio las bombillas proporcionaban una luz incandescente de una alta temperatura que iluminaba los espacios con una luminosidad amarillosa que facilitaba la vista en la noche, más si tenemos en cuenta que el medio de iluminación previo eran las velas.

Pero con el paso del tiempo y el avance de los recursos tecnológicos los bombillos han tenido una evolución en provecho del bienestar y la comodidad de los seres humanos, además, cada vez requieren usar menos recursos energéticos para funcionar, algo que por supuesto los hace ser más sostenibles en el tiempo. 

Los bombillos LED son, sin duda alguna, la mejor opción para iluminar los diferentes espacios, internos y externos, de una casa. Estos tienen grandes ventajas de todo tipo, como por ejemplo desde el punto de vista económico, ya que, necesitan menos corriente eléctrica para funcionar y por ende disminuyen el valor de las facturas de servicios. Además, tienen una temperatura de luz alta que proporciona ambientes con iluminación blanca que facilita la visibilidad, algo que se verá reflejado en tu salud visual, puesto que no tendrás que hacer un gran esfuerzo al momento de realizar actividades en el hogar. 

Primero que todo, para elegir adecuadamente los bombillos de tu casa, es importante que sepas que existen diferencias en las luces que debes conocer, y no precisamente estamos hablando de los distintos precios que ves en los estantes del supermercado. Los bombillos tienen capacidades y características de uso enfocadas en solucionar necesidades específicas. Siempre es bueno tener esto en cuenta para no cometer el error de ubicar en algunos lugares bombillos que no son los adecuados y no van a iluminar de la mejor manera.

Lo más importante en este sentido es saber que existen diferentes características en las bombillas que determinan su vocación y que los lugares también tienen necesidades específicas de iluminación. Todos los bombillos LED funcionan a una temperatura de luz fría a unos 6.500 grados Kelvin, es decir, todos iluminan con un tono blanco que facilita la visión en los diferentes espacios y hace que podamos ver mejor los colores de los objetos. Las diferencias de los bombillos LED pasan por los tamaños, la cantidad de vatios que consumen y la apertura de luz que se hace más o menos amplia dependiendo del ángulo de iluminación que tiene cada unidad.

La tendencia va más o menos así: mientras los bombillos tengan más Vatios tendrán un mayor consumo de energía un ángulo de luz que abarcará un perímetro más amplio, y mientras los bombillos (tengan menos vatios) tendrán menos consumo y ángulo de iluminación.

Teniendo en cuenta esta información tendrás que analizar los diferentes espacios de tu casa y definir qué necesidades tienen, por ejemplo, si son espacios exteriores como balcones o corredores funcionan muy bien los bombillos de ángulo amplio. Si son espacios internos debes tener en cuenta qué tipo de actividades realizas en ellos. Por ejemplo, en los dormitorios puede que sea suficiente tener bombillos pequeños de 7 W o medianos de 9 W que vayan acorde con la privacidad del espacio, pero en cocinas y salas de estar siempre es recomendable utilizar luces grandes que iluminen cada rincón como los de 12 W o faciliten actividades como pueden ser jugar cartas o cortar ingredientes con cuchillos mientras preparas los alimentos.

En el sitio web de Tronex Consumo Masivo puedes encontrar la línea de bombillos Santa Blanca. Estas luces LED tienen una amplia garantía que va entre 10.000 y 15.000 horas de uso, además, vienen en diferentes referencias que se adaptan a todas las necesidades de tu hogar.       

Para echar un vistazo al catálogo completo de la marca ingresa al sitio web www.tronex-consumer.com y conoce las diferentes opciones ideales para tu casa.   

4 razones para usar bombillos LED Santa Blanca de Tronex

La luz de los lugares cerrados es un tema fundamental en casas, empresas o comercios, debido a que gracias a una buena iluminación tenemos la posibilidad de disfrutar más y sentirnos mejor al momento de habitar esos espacios. Los bombillos LED son la mejor opción del mercado debido a sus amplios beneficios, que van desde el ahorro económico, pasando por el cuidado de la vista y llegando hasta a ser una opción que ayuda al cuidado medioambiental de nuestro planeta.

En esta oportunidad vamos a referirnos a los bombillos LED Santa Blanca fabricados por Tronex Consumo Masivo, una empresa colombiana con amplia trayectoria y experiencia en todo lo relacionado con productos eléctricos, y demás artículos, muy utilizados en el día a día de las familias colombianas.

Desde finales del siglo XIX los seres humanos disfrutamos de las bondades y avances sociales que trajo consigo el invento de la bombilla y el desarrollo de la luz eléctrica. Prácticamente, los lugares públicos y privados tendrían un uso continuado durante todo el día, pudiendo disfrutar de ellos sin importar si había luz solar.

Los bombillos incandescentes fueron vitales durante todo el siglo XX, pero con los avances tecnológicos en la industria se pudo llegar a desarrollar luces LED como las Santa Blanca, que hoy por hoy son una de las mejores opciones que tienen los hogares colombianos para iluminar sus espacios interiores mientras gozan de todos los beneficios que traen los bombillos LED en diferentes aspectos que mencionaremos a continuación.

1. Menos consumo de energía

Una de las razones fundamentales para recomendar el uso de los bombillos LED es por su considerable disminución en el gasto de energía eléctrica. Este no es un dato menor si lo leemos en el contexto en el que se encuentra la sociedad a nivel mundial, que busca generar procesos de consumo que sean sostenibles, debido a que los recursos no son infinitos.

Las luces son una necesidad para el correcto funcionamiento de las empresas o la seguridad de los hogares, así que por eso su uso se vuelve inevitable y masivo, pero mientras estos bombillos LED necesiten menos carga para funcionar podremos optimizar la producción energética en cada país.

2. Mejor iluminación

El uso de los bombillos Santa Blanca le garantizarán una iluminación de mejor calidad en los espacios que se necesiten. Estos funcionan con una luz fría de 6.500 grados Kelvin, que es una medida que determina la temperatura, así, mientras mayor sea la temperatura la luz que se emitirá será más blanca, permitiendo así, distinguir mejor los colores con respecto a otras bombillas como las incandescentes que tienen una temperatura muy baja y hace que los ambientes se tornen con tonos rojizos que no alcanzan a iluminar todos los sectores de los espacios donde esté ubicada la luz.

El tener una temperatura de iluminación fría nos facilita algunas prácticas domésticas como cocinar o leer. Ya que no necesitamos forzar tanto la vista, haciendo que nuestra salud ocular se deteriore. Con los bombillos LED Santa Blanca mejoramos el disfrute de los espacios y las actividades en el hogar al mismo tiempo que cuidamos nuestra salud.

3. Los bombillos LED son más económicos

Al momento de incluir el aspecto del dinero los bombillos LED también sobresalen, ya que, su uso nos traerá beneficios evidentes a nuestros bolsillos. Si analizamos a primera vista el precio de las luces LED con respecto a otros bombillos como los incandescentes tenderemos a pensar que son más costosas debido a que su valor por unidad es mayor, pero si reflexionamos por un segundo caeremos en cuenta que su tiempo de vida es considerablemente mayor.

Los bombillos LED Santa Blanca tienen un promedio de entre 10.000 y 15.000 horas de uso, dependiendo el tamaño y la cantidad de vatios que usen. Esto a futuro representará un ahorro sobresaliente si pensamos que una bombilla incandescente, que es más barata, tiene una vida útil de 1.200 horas. Otra manera de ahorrar que nos presentan los bombillos LED es a través de la disminución de las facturas de los servicios públicos, ya que, recordemos que generan menos consumo de energía.

4. Menos emisión de calor

La última razón para recomendar el uso de bombillos LED Santa Blanca parece un dato menor, pero en realidad es sumamente relevante al momento en el que estamos disfrutando de los espacios internos de nuestro hogar, y más aún, si vivimos en ciudades costeras o estamos en pleno verano. Los bombillos LED generan menos emisiones de calor debido a que utilizan menos cantidad de vatios para funcionar.

Si quieres conocer más detalles sobre las bombillas LED Santa Blanca puedes ingresar a www.tronex-consumer.com y conocer las especificaciones de todas las referencias que hay disponibles en el catálogo.

¿Sabes qué tipos de pilas existen? Aquí te contamos cómo diferenciarlas

Las pilas son un elemento cotidiano que a simple vista cumple una función sencilla de hacer que los aparatos de nuestro hogar funcionen, pero si analizamos en contexto nos daremos cuenta que han sido un motor desarrollo para los seres humanos desde hace un par de siglos, haciendo que los procesos de todo tipo, ya sea de desarrollo, transporte, comunicación, entre otros, sean mejores y se realicen en menos tiempo. Ya sabemos que las pilas mueven el mundo, pero en realidad qué tipos de ellas hay, cómo funcionan y cuáles son sus diferencias entre sí. Aquí te lo contamos.

Son dispositivos capaces de almacenar, transmitir y transformar la energía química en energía eléctrica y poder así alimentar otros dispositivos. En su estructura hay tres partes principales que pueden varias entre sí en sus características y materiales, pero que en definitiva hace que el proceso sea el mismo. Las tres partes son: los electrodos, los electrolitos y el contenedor. Para entender el cómo funcionan y se relacionan estas tres partes básicas de las pilas en el proceso hay que remontarnos un poco en la Historia.

La pila fue inventada en 1800 por el científico italiano Alessandro Volta quien desarrolló una idea sobre las corrientes eléctricas que había descubierto un físico y amigo suyo llamado Luigi Galvani, quien descubrió la electricidad mientras diseccionaba una rana que tenía sujeta a un gancho de bronce y que al contacto con su bisturí hizo que la pata del animal se contrajera.

Con esta anécdota que cambió la vida de la humanidad podemos entender que las pilas necesitan de dos electrodos, uno positivo y uno negativo, para poder generar las reacciones químicas que posteriormente produzcan electricidad en el tipo de pila que sea.

Volta siguió estudiando este fenómeno visto con la rana y se ideó un sistema de transmisión de energía que se basaba en poner un disco de cobre y un disco de zinc, que son metales contrarios como el caso del gancho de bronce y el metal del bisturí, que separados por una capa de tela impregnada de agua con sal se generaban entre ellos una diferencia de potencial que podía producir una corriente eléctrica. Luego apiló varias combinaciones de cobre, zinc y telas impregnadas de agua con sal y se dio cuenta que las corrientes eran más constantes. De ahí precisamente nace el nombre “pila” que se le da a este tipo de dispositivos.

Tipos de pilas2

Para entender su funcionamiento es importante mencionar el sistema de balance químico que generan los electrodos, que básicamente, son conductores eléctricos que se complementan, ya que, el electrodo negativo, llamado ánodo, le transmite electrones al positivo, llamado cátodo. Al final del proceso el ánodo se oxida en la reacción química, mientras en el cátodo se reduce.

Ahora para entrar en materia, ¿qué tipo de pilas existen? La respuesta a esta pregunta puede ser larga si entendemos que luego del desarrollo de Volta otros científicos de diferentes lugares del mundo empezaron a experimentar y desarrollar sus propias pilas variando componentes químicos, pero manteniendo el mismo sistema generador. Entre este tipo destacan las pilas de Daniell, Grove, la pila de plomo ácido, pila zinc y carbono o la pila níquel-cadmio. Todas estas pilas fueron desarrolladas durante el Siglo 19 buscando ser más resistente y tener más capacidad.

Pero sin duda alguna desde la creación de las pilas alcalinas en 1903 el panorama cambió, pues pasaron a ser las más comunes y usadas en el mundo. La reacción química producida en estas se da entre el zinc metálico y el dióxido de magneso. Son pilas que tienen una buena prestación de servicios en la práctica debido a que tienen diferentes tamaños y su tiempo de vida útil es alto en comparación con otras pilas. Estas son los tipos de pilas más comunes que utilizamos para encender electrodomésticos en casa. Las alcalinas más comunes son tipo triple A, doble, A23 y rectangulares.

La mayor desventaja de las pilas alcalinas es sin duda que es de un solo uso, algo desafortunado desde el punto de vista medioambiental. Aunque cabe aclarar que estas pilas se pueden reciclar, su proceso es muy riguroso y sólo deben depositarse en lugares especiales, nunca en la basura o el reciclaje común.

Otra de las pilas más comunes y usadas en el mundo son las salinas, estas tienen una base de zinc, cloruro de amonio y dióxido de magneso. Estas acumulan menos energía que las alcalinas y por eso son utilizadas en aparatos pequeños de poco consumo. Además, tienden a ser muy sensibles a la humedad y a la temperatura.

Por último, tenemos a las pilas de litio y las recargables, que son comunes, aunque su uso cotidiano no es tan alto como las anteriormente mencionadas. Las pilas de litio se caracterizan por tener un alto nivel de carga y una larga duración, algo que hacen que también sus costos sean elevados. Mientras que las pilas recargables, como su nombre lo dicen, son aquellas que tienen un tiempo de vida que se renuevan luego de cada descarga, algo que las vuelve muy atractivas en materia de cuidado del medioambiente.

Pilas alcalinas, ventajas y recomendaciones que debes tener en cuenta

Si miras el control de tu televisor, el reloj colgado en la pared de la cocina o algún juguete para niños te darás cuenta que muy probablemente todos estos artefactos funcionan gracias a la energía que les suministra las pilas alcalinas. Es que las pilas alcalinas son, básicamente, las baterías más populares y usadas en el mercado a nivel mundial, aunque hay que seguir ciertas recomendaciones si quieres optimizar su uso, ahorrar algo de dinero y contribuir con el medioambiente.

Las pilas alcalinas funcionan gracias a un proceso de energía química que se obtiene del cátodo, su parte positiva, que es zinc pulverizado y el ánodo, o sea, su parte negativa, que está compuesta de dióxido de manganeso. El electrolito usado en las alcalinas es el hidróxido de potasio, encargado de conducir la corriente de energía al interior de la estructura. Es importante conocer sus componentes y funcionamiento para entender el porqué son tan usadas y populares.

Existen otro tipo de pilas como las de litio o niquel, pero ninguna tiene las prestaciones que dan las alcalinas en cuanto a desempeño y capacidad. Sin duda alguna la principal ventaja que hace sobresalir a las alcalinas de las demás es su potencia y larga duración, ya que, debido a los componentes que emplea su capacidad de almacenar energía es mayor, algo que le permite a las personas poder contar con sus servicios entre 5 o 10 veces más tiempo y ahorrar dinero, puesto que aunque las alcalinas son un poco más costosas que las salinas, esta pequeña diferencia la compensa con rendimiento y duración.

Otra gran ventaja de las pilas alcalinas es su gran capacidad de mercadeo debido a la alta demanda. Casi que, en cualquier lugar del mundo, desde una tienda de gran superficie en una ciudad principal, hasta una pequeña gasolinera de carretera podrás encontrar este tipo de pilas, mientras que con los otros tipos de baterías la situación varía mucho y encontrarlas popularmente en el mercado no es tan sencillo.

Cabe resaltar que no existe un solo tipo de pilas alcalinas en el mercado, aunque haya una que sea la más usada en aparatos electrónicos de consumo medio de energía. La referencia AA es por mucho el tipo de pila más común del mundo y es el imaginario al que nos remitimos cuando nos hablan de pilas. A la par están las pilas alcalinas AAA que son más pequeñas y sirven para alimentar aparatos de bajo consumo.

También existen otras referencias que son diseñadas con el fin de tener unas mejores prestaciones en aparatos que requieren un mayor consumo de energía como lo son las pilas alcalinas tipo D que son un poco más anchas en su estructura que las primeras dos mencionadas, y por ende tiene una capacidad de energía y duración mucho mayor, puede tener hasta 5 años de vida útil. Este tipo de pila es idónea para dispositivos domésticos que requieran mayor consumo de energía como en el caso de los calentadores de gas que alimentan el agua caliente en el hogar.

Las pilas alcalinas mencionadas anteriormente cuentan con una capacidad de 1.5 voltios, y la última referencia de la que hablaremos tiene una carga mucho mayor. Las pilas alcalinas 9V tienen 9 voltios de carga que proporcionan un flujo de energía mayor para aparatos que estén en uso constante como lo pueden ser relojes o radios. Cabe mencionar que todos los tipos de pilas alcalinas que mencionamos en este espacio están disponibles en la página web de Tronex Consumo Masivo.

Tengan en cuenta que hay algunas recomendaciones para tener un mejor uso de las pilas alcalinas. Lo primero es protegerlas de espacios húmedos en los que se pueda estropear la estructura. Si es de los que piensa que metiendo las pilas al congelador de su casa van a durar más es mejor que vaya dejando de hacerlo, ya que los fabricantes no recomiendan esta práctica que no pasa de ser un simple mito popular.

Las baterías siempre van a perder energía si están en contacto con aparatos así estos estén apagados o en modo reposo, es por eso que se recomienda quitar las unidades de pilas alcalinas de electrodomésticos cuando no los esté usando o vaya a salir por varios días de su casa. Parece ser una práctica engorrosa, pero sin duda alguna optimizará la capacidad de las pilas, alargará su tiempo de vida y, en definitiva, se ahorrará unos cuantos pesos.

Un aspecto importante que debemos tener en cuenta es que cuando las pilas alcalinas cumplen su tiempo de vida y quedan descargadas debemos saber hacer un buen uso de estos residuos. Por ningún motivo las debemos tirar a la basura del hogar, sino que debemos hacer una buena disposición llevándolas a sitios de acopio, preferiblemente metidas en tarros plásticos sellados. Esto ayudará a cuidar el medioambiente y generar más conciencia sobre los recursos finitos con los que contamos como humanidad.

Para conocer un mapa completo de los lugares adecuados para la buena disposición de las pilas al final de su uso te recomendamos visitar el sitio web www.recopila.org. Allí podrás encontrar más información sobre diferentes procesos de recuperación y aprovechamiento de diferentes tipos de materiales reciclables.